Uso de cookies: utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Cuando comenzar con el odontopediatra

Por Dra. Mónica Martínez León

Recomienda a un amigo

Clínica de Odontopediatría

Hilera 8, portal 4, 4º A - 29007 Málaga (Málaga)
Valoración:
Cuándo comenzar a llevar a tu hijo al odontopediatra.     
          
Siempre es aconsejable empezar a llevar los niños al odontólogo pediátrico
a la edad más temprana posible.              

La Asociación Española de Odontopediatría recomienda que la primer a
revisión se haga entre los 12 y 18 meses de edad, y siempre que sea posible antes de que se haya completado la dentición de leche o primaria, antes de los 3 años.              

A estas edades ya es posible comprobar la existencia de problemas en la masticación, deglución y es el momento ideal para enseñar el modo correcto de comenzar la higiene bucal.
             

Es muy importante hacer prevención en la boca, puesto que la mayoría de
las caries en estas edades se pueden prevenir si se consigue una buena higiene bucal.

Es mucho más fácil enseñar cómo hacerlo bien y prevenir que haya problemas en estas edades de dolor, caries, inflamación, etc.              

Si es la primera visita al odontopediatra, hay una serie de premisas para
los padres que es bueno conocerlas, ya que hará que la visita sea sencilla para los niños:  

1. Explicar siempre previamente a su hijo dónde va a ir y qué le van a hacer.  

2. Lleguen a tiempo a su cita. Si tienen que anularla, llamen a la clínica dental por lo menos 24 horas antes de la hora de la cita, el tiempo es importante para todos.  

3. Traigan sólo al niño que tiene una cita, cuando sea posible deje a los hermanos en casa.  

4. Eviten hablar del dentista como forma de amenazar o castigar al niño.  

5. Hay una serie de palabras que se deben evitar: dolor, sangre, pinchazo, aguja.  Causan rechazo por parte de todos y no son necesarias.
 

6. Eviten hablar, en la presencia de su niño, de las malas experiencias que hayan tenido con dentistas.  

7. No permitan que sus amigos o hermanos traten de asustar a su niño respecto al dentista.  

8. Si hay algún temor anterior o experiencia negativa, pidan hablar primero sin que esté presente su hijo.  

9. Quédense en la sala de espera si se pide en las citas posteriores, será por el bien de su hijo. Estará más atento a lo que yo digo y se le estará animando a seguir haciéndolo tan bien.              

Al final siempre le vamos a enseñar a papá o mamá lo bien que lo ha hecho y lo que se ha hecho.
   

Un saludo  

Dra. Martínez León  

Recomienda a un amigo

x